Blog de Pastranec

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

Pues va y resulta que me quise comprar un ratón inalámbrico nuevo para mi flamante portátil, y voy a una tienda de esas de buen precio y pido uno. Como tengo sistema operativo nuevo, y aunque ya había comprobado que el de un amigo funcionaba sin problemas, pido al dependiente poder probarlo. El maldito ratón viene incrustado en un envase enorme del que hay que liberarlo. Con la confianza que da la ignorancia rompo el plástico por completo, meto el «lápiz» en el USB, y no pasa nada, o peor ¡no funciona! Estoy desolado. ¿Es mi sistema operativo que no lo reconoce? ¿Necesita drivers? En la caja no vienen. ¿O es el ratón que no funciona?

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

No sé si se acuerdan de que no podía entrar como Root en Ubuntu. Pues el caso es que parece que en ésta distribución eso está desactivado, según cuenta la Guía de Ubuntu. El caso es que, al parecer, para que uno no se olvide de que está trabajando como administrador del sistema, que puede ser muy peligroso, en Ubuntu se permite hacer esas funciones dando una clave y durante unos minutos. ¡Qué bien!

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

Cuando a la vez tropecientosmil en lugar de cerrar la ventana me salió la opción de apagar el ordenador decidí que tenía que hacer algo. Y es que en el escritorio Gnome, tal y como me lo pusieron, el botón de Off que lanza la ventana de apagar, suspender, hibernar, cambiar de usuario, etc. está justo encima y a unos milímetros de la x que cierra las ventanas, así que bien por la torpeza de mis dedazos, bien por despiste, le doy tantas veces a apagar el ordenador como a cerrar la ventana.

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

He visto el Vista (alguien debería reflexionar algún día sobre lo irresistible de los chistes malos). El caso es que ya conozco a algún incauto que se ha comprado un ordenador nuevo y se lo han plantado con Windows Vista: con sus nuevos azules, sus iconos diferentes, sus renovados menús y sus flamantes funciones. Me enteré de que lo tenían porque me vinieron preguntando dónde está un no se qué que en el Windows XP estaba en no sé dónde; en Linux soy novato pero en Windows soy un «enterao». Yo, por supuesto, respondí: ¡Ah! No me digas. Yo me he pasado a Linux.

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

Pues sí. En el poco tiempo que hace que lo tengo lo he paseado algunos días, sobre todo en busca del wifi libre. En mi pueblo hay una red a la que se puede acceder, pero es de ese organismo público que se llama Red.es, que da servicio a bibliotecas y cibercafés rurales. Es una alternativa interesante, pero todo en esa red está «capado», los ordenadores tienen quitadas las funciones de teclado y del botón derecho, y todo lo que se baja se borra en cuanto se apaga la sesión, pero es una alternativa.

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

Al final, ya lo veréis, esto va a ser lo más complicado. Los linuxeros saben mucho de informática (gracias a Dios) pero de otras cosas... De todas formas me lo maliciaba.

Navegando por la red tuve una gran alegría. Ni Fritz (Chessbase), ni Rybka, ni Rebel tienen versión para Linux, pero sí Shredder, que es uno de los más grandes. Eso sí, un archivo .tar.gz que primero tengo que saber cómo compilar, etc.

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

Vale, fueron muy listos y me instalaron todos los programas que necesito, pero yo soy muy raro y quiero más. Necesito saber cómo se instalan programas. No parece muy difícil. La Guía Ubuntu recomienda un programa llamado Synaptic para hacerlo, así que me lanzo. Para empezar me bajo la nueva versión de Firefox. Descubro que Firefox no se actualiza automáticamente como en Windows, y presumo que nada se actualiza automáticamente, por aquello de que para instalarse necesitan permiso. No sé si me gusta esto.

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

Mi procesador de texto favorito, ya lo he dicho, es el de OpenOffice, esto es Writer. También lo uso en Windows y lo tengo a mi gusto, así que quise configurarlo igual. Fue un poco duro, no lo niego, porque aunque hay que toquetear en los mismos sitios, hace tanto tiempo que lo hice que ya no me acordaba. Me molesta especialmente la sugerencia de palabras a medida que se escribe, llamadme raro. Recorrí casi la mitad de las opciones del programa para redescubrir que estaba en Herramientas > Corrección automática > Completar palabras.

Imagen de Pastranec
0 puntos
+1
0
-1

Desde que me llegó el ordenador no pude pensar en otra cosa que en encenderlo, pero tuve que esperar toda la mañana para encontrar un momento libre entre mis obligaciones. Por fin le dí al botón. Empezaron a pasar pantallas, una de Kubuntu, que me decía la distribución de Linux que tenía. Por fin se paraó en una pantalla que me pedía el nombre de usuario; y tras escribirlo otra similar que me pedía la clave. Esto, ya lo sabía, es impepinable en Linux. Puse los datos que me habían indicado en una oportuna carta y apareció el escritorio de mi flamante portátil con Linux.

Páginas

Suscribirse a RSS: Blog de Pastranec