Adiós, Nokia, adiós

+1
+1
-1

Siempre le he tenido un cariño especial a Nokia, aunque mi primer móvil no fue de esa marca, sino un Airtel OneTouch Easy, un dispositivo también muy entrañable, con su antena desplegable, sus dimensiones de ladrillo y una tapa de quita y pon que tenía cierta tendencia a perderse.

Mi siguiente móvil sí que fue un Nokia y, a pesar de la grata experiencia con el teléfono anterior, tengo que reconocer que el nuevo móvil me fascinó desde el primer momento. Aparte de que incluía mayúsculas, tenía un tamaño mucho más sensato y el comodísimo y novedoso diccionario predictivo, lo que más sorprendía de aquel dispositivo era lo cómodo que resultaba. Sencillamente, daba la impresión de que todo estaba donde tenía que estar. Nunca hacía falta recurrir al manual de instrucciones, porque las opciones estaban situadas según el sentido común. Tras una experiencia tan positiva, decidí que todos mis siguiente móviles serían también Nokia y, efectivamente, así fue.

La noticia de la alianza entre Nokia y Microsoft me ha hecho cambiar, no obstante, de opinión. Resulta francamente descorazonador que una empresa como Nokia, que tan próxima al software libre estaba en ocasiones, haya decidido cambiar el rumbo de esa manera. Una medida especialmente sin sentido ya que ni siquiera les garantiza que puedan lanzar al mercado un teléfono de nueva generación en un par de meses, que es lo necesitarían para comenzar a recuperar su posición en el mercado. Mientras tanto, Android sigue ganando puntos y, con la enorme ventaja que supone poder probar sus productos en el mercado para pulirlos cada vez más, se ha convertido en mi elección natural.

En realidad, resulta sorprendente que ninguno de los fabricantes de sistemas operativos para móviles se haya dado cuenta de la nueva frontera que deben atravesar los teléfonos inteligentes: la integración con los equipos de sobremesa. Conforme los usuarios utilizan teléfonos más potentes, ya tanto como los ordenadores convencionales, es inevitable que quieran utilizan los mismos programas en ambas plataformas y de maneras muy similares. En ese campo, Microsoft dispone de una gran ventaja que, curiosamente, no está aprovechando. Al no tener ningún candidato de interés en el segmento de las tabletas, no ser compatible con la arquitectura ARM y, además, rediseñar continuamente su interfaz gráfica desperdicia los ases que pudieran quedarle en la manga. Microsoft no parece consciente de lo que le hacía destacar sobre la competencia: una experiencia de usuario muy familiar y una exhaustiva compatibilidad con los programas anteriores. Sin esas ventajas, ¿quién quiere un Windows que no se maneja como Windows, en el que no funcionan los programas de Windows y que, además, es inusualmente caro?

Tampoco los otros fabricantes parecen haber avanzado mucho en ese sentido. Ubuntu apostó, todo parece indicar ahora que no muy atinadamente, por los ultraportátiles, un tipo de dispositivo que parece destinado a morir ante el empuje de las tabletas y los teléfonos móviles. Probablemente hubiera sido mejor dedicar dicho esfuerzo a un sistema operativo para móviles aunque, en cualquier caso, probablemente no hubiera podido competir con la capacidad de Google para firmar contratos con empresas para fomentar su sistema operativo. Tampoco parece haber sido muy acertada la idea de incluir QT de partida en los fundamentos de Ubuntu, cuando todo parece indicar que dicha plataforma está condenada a volverse obsoleto.

El auténtico triunfo, ahora, puede estar en lograr conciliar el mundo portátil y el de escritorio. En ese sentido, Ubuntu realmente tuvo visión de futuro al presentar hace ya varios años una demostración de que las aplicaciones de Android podían ejecutarse en Ubuntu. Hay ahí un nicho de mercado que podría ser realmente interesante: Windows no tiene penetración en el mercado de los móviles y Google no dispone de un sistema operativo para escritorio. Ubuntu podría ser el intermediario, el sistema en el que ejecutar las aplicaciones que los usuarios tienen en sus móviles. No sólo atraería así la atención de millones de usuarios, sino que sumaría cientos de miles de aplicaciones a su oferta de programas.

Para impulsar este crecimiento, sería extremadamente útil facilitar uno de los aspectos más complicados de Ubuntu, si no de todas las distribuciones de Linux: la dificultad de crear con facilidad aplicaciones con una interfaz de usuario interesante. Al integrar los controles de Android, se fomentaría radicalmente la creación de aplicaciones en Ubuntu con el incentivo adicional de poder ponerlas a disposición de otros usuarios mediante el Android Market.

Unity es sin duda una buena idea, pero presenta varios problemas. Llega un poco tarde y, durante los dos o tres años que tarde en pulirse, es probable que quede incluso desfasada. La mayoría de los usuarios no quieren ya revoluciones, sino rapidez y estabilidad, temas que, probablemente, por aburridos con frecuencia son ignorados por los desarrolladores. Un sistema operativo rápido, estable y ahora también omnipresente en todo tipo de dispositivos será el que gane a la larga esta batalla.

A pesar de todo, me entristece tener que dejar atrás Nokia y me gustaría pensar que, tal como con frecuencia sucede a los socios de Microsoft, pronto cambiarán esta nefasta decisión y volverá a convertirse en mi marca de móvil favorita. Si no es así, no creo que vuelva a tener jamás un móvil Nokia. Es una cuestión de principios y algo muy extraño tendría que pasar, como por ejemplo que Google resulte ser una tapadera de una civilización alienígena con intención de esclavizar a la humanidad, que me haga volver al sistema operativo de las ventanas. Lo siento pero adiós, Nokia, adiós.

Los tiempos cambian

Comentarios

Imagen de Capa

Estoy totalmente de acuerdo contigo.
¿Este escrito es tuyo? Me parece realmente fantástico.

Me identifico plenamente con tu experiencia. Mi primer telf. también un Alcatel One Touch (no el Easy, el mío era aún más tocho).

Y después de probar Nokia... me quedé enamorado. Pero desde que anunciaron su alianza con Microsoft para instalar Windows es los terminales Nokia, también yo dije "Adiós Nokia, adiós". Lo tengo MUY claro que no pienso comprar un Nokia. No lo quiero ni regalado.

Y como yo, conozco muchísima gente que estaba encantada con Nokia y ahora no quiere saber nada de sus teléfonos.

Con el tiempo, creo que se darán cuenta de su error. Hoy en día Microsoft "no mola" y los clientes, por suerte, son conscientes de los beneficios del Software Libre.

Imagen de Scorpyo82

Uffff yo no sabía que nokia había hecho eso, y como tú, por cuestiones de principios, este movil que tengo 5530 será el último nokia que obtenga.

Es como bien dices, cuestión de principios.
El caso, es que me da pena, porque me encantaba nokia y ya estaba experimentando con ubuntu y nokia puesto que sé que tiene interprete de python para usar aplicaciones en ambos sistemas.

Fenomenal redación.

Un saludo.

Si entro en Window$ estoy más tenso que en el bautizo de un gremlin.
Linux user: 545.017
Por favor, si solucionas el hilo añade [Solucionado] al título.

Imagen de leo__sg1

A mi parecer es un poco exagerado, se me parece perfecto que sigas fielmente tus principios. Yo tengo un Nokia 5130 y estoy usando su navegador Opera para responderte, tambien tengo una cuenta en hotmail y creo que no es pecado. Pero si alguien sabe de un telefono con SO linux, compatible con Ubuntu y BARATO, que avise. Seria genial que se cree un Kernel para instalarlo en este 5130 (el soñar aun no ia hecho negocio con microsoft)
Excelente info, y sigan firmes con sus principios.

Imagen de Capa

Te parece exagerado? La posición de Nokia o nuestra posición?

Te aseguro que no pienso comprar un teléfono que lleve Windows Mobile instalado. Te lo aseguro. Y no lo veo nada exagerado por mi parte. Siempre intento fomentar el Software Libre, en casa, con amigos, en el trabajo (aquí me cuesta por la mentalidad de la empresa), etc, etc.

Así que te aseguro que a nivel personal no voy a trabajar con ningún producto Microsoft en mi teléfono teniendo alternativas perfectamente válidas (incluso mejores).

Nokia SI
Microsoft NO

Imagen de leo__sg1

Yo tampoco utilizaría el sistema operativo Windows Mobile, pero si usaría nokias que tengan el OS nokia (como el que tengo ahora). Yo no creo que sea necesario desacerse de un Nokia sin OS de Micro solo porque salgan nuevos modelos con OS Windows, es lo mismo que decir que no utilizaria Wine porque trae librerias creadas por Microsoft. Respeto profundamente tu postura y repito que no utilizaria un telefono con Windows, pero tampoco voy a dejar de usar otros Nokias.
Saludos

Imagen de Capa

Yo no dije que vaya a deshacerme de mi Nokia 5800 con Symbian.
Quería decir (si no lo dije) que no pienso comprar (o utilizar) en un futuro un Nokia con Windows Mobile.

Actualmente estoy muy contento con mi Nokia y con todos los que he tenido. Por eso digo que han perdido un cliente. No que vaya a tirar el Nokia que tengo ahora.

Espero haberme explicado mejor.

Un saludo.

Imagen de granadajose

Me alegro mucho de que os haya gustado esta entrada y hayáis decidido comentarla.

Personalmente, mi móvil en estos momentos es un Nokia y, si sigue funcionando, seguiré con él como mínimo un año. El aspecto más triste de esta historia es que Nokia estaba desarrollando un sistema operativo basado en Linux llamado Meegoo que, tras este anuncio, es más que probable que quede descartado.

Respecto a utilizar productos de Microsoft, más allá de razones "pasionales", hay muchos motivos lógicos y bien fundamentados que aconsejan dejar de utilizarlos. Por ejemplo, el poco respeto a los estándares y la aficción a cambiar el formato de los archivos cada pocos años (con Office 2007 ya son tres los formatos de Office en 10 años justos, ¿era realmente necesario?) o la costumbre de volver sus productos obsoletos poco tiempo después de lanzarlos, como con Windows 8, que ya tiene fecha de lanzamiento cuando todavía ni siquiera se ha popularizado Windows 7.

Por tanto y, después del trabajo que me ha costado tener en casa un ordenador sin productos de Microsoft (en el trabajo todavía no puedo), lo último que me apetece es atarme a un producto de Microsoft. Y más cuando hay alternativas que no sólo son más económicas, sino de mejor calidad y con mayores posibilidades.

Imagen de AAAUUUUU

No leí mas allá de "La alianza entre nokia y microsft" no hay nada mas para decir que mal, pésima desición de parte de ellos.