Adiós querido amigo

+1
+4
-1

El final de las vacaciones de los estudiantes se acerca; por esto la semana anterior estuve actualizando las PC del laboratorio. Nuevo ciclo, nueva LTS.

Como ya había comentado aquí, decidí instalar Ubuntu usando como DM a Gnome-Shell. En vez de usar directamente el disco de Ubuntu y estar quitando y poniendo cosas, usé la estupenda remasterización UGR (Ubuntu Gnome Remix) que instala directamente “El Gnome más puro que se puede conseguir en Ubuntu”, de acuerdo a lo que indica la página de descargas; muy recomendable para todos aquellos que quieran mantenerse en Gnome – Ubuntu, pero quieren prescindir de Unity.

Fue mi propia PC la última que actualicé, ya que ahí tengo guardado mucho material útil para las clases y por ende la instalación requiere el mayor cuidado y tiempo posibles.

Fue entonces el adiós final para un querido amigo. Lucid Lynx me acompañó en tantas cosas durante los dos pasados años que no he podido mas que sentirme nostálgico.

Precisamente estos dos años que han transcurrido han sido de los más dolorosos y difíciles de mi vida en el plano personal. No os espantéis no voy a convertíos en mi paño de lágrimas.

A los pocos meses de la instalación de la 10.04 comenzó la mala racha y Lucid mantuvo a flote el laboratorio y también mi PC personal sin que yo tuviera necesidad de hacer prácticamente nada para que todo trabajará bien. A pesar de su natural inquietud “mis niños” no pudieron hacer nada que estropeara ni por una sola vez el trabajo. De la misma forma ni en mis momentos mas locos dañé la instalación de Lucid en casa.

Visto a la distancia Lucid no fue la mejor versión del ciclo, creo ese sitio le corresponde a la 10.10 (MM). Más rápida y con un mucho mejor reconocimiento de hardware. Lo que no se puede negar es que Lucid fue la versión más sólida que se podía conseguir en su momento. Ni una sola actualización causó problemas, ningún paquete interfirió con otro, y aún a pesar de “las caricias” de mis chicos nunca dejo de trabajar con normalidad.

Esto que parece una tontería, cuando uno siente que se le cae la vida en pedazos, termina por ser de gran importancia, aún cuando en el momento no se pueda apreciar. El llegar a dar una clase y que todo simplemente funcionó como debió de ser, sin tener que estar metiendo mano aquí y allá, no hizo que mis asuntos personales se aligerarán, pero ciertamente no los aderezó con situaciones molestas.

De igual forma en casa, pude hacer lo quise y necesité con mi PC doméstica sin tener estar resolviendo mil y un detalles, que seguramente habrían acrecentado mi frustración.

Sabia pues es la propuesta de las LTS. En este mundo de aceleradas mejoras a los programas, las versiones de “tramo largo” empiezan con lo último, se mantienen funcionales, y al final del ciclo, cuando comienzan a verse avejentadas, aparece su sucesora, y aún es posible tomarse tiempo para esperar a que la nueva versión se “estabilice”. Especialmente cuando los cambios son tan dramáticos como los habidos en este ciclo.

Gracias por tu gran servicio. Adiós querido Lucid Lynx.

Comentarios

Imagen de ivisdrek

Sin duda, querido amigo, el soporte LTS es una de las grandes bazas de Ubuntu.
Coincido contigo en que Lucid Lynx no fue la mejor versión, pero es que... 12.04, al parecer, tampoco. Y eso empieza a ser preocupante.

En otro artículo hablabas de la falta de rumbo de Gnome. Confieso que yo a veces veo síntomas de algo parecido en Canonical.

____________________________

https://eljardindelexilio.wordpress.com/