Yo elijo

+1
0
-1

Hace pocos días aparecieron las versiones 3.3 de LibreOffice y de OpenOffice, y aunque siendo completamente sincero no he revisado ni las mejoras de ambos productos sobre la versión 3.2, ni mucho menos las ventajas de una sobre la otra; he tomado una decisión y ha sido en favor de LibreOffice.

Aunque ambos son productos desarrollados como software libre y además gratuito, Mi elección fue determinada por el concepto de Comunidad, al que tanto se alaba y tan poco se valora.

Creo sinceramente que el software libre necesita del patrocinio de los grandes capitales ya que nadie vive solamente de buenas intenciones. Pero de igual forma creo que estos apoyos deben ser guiados por una ética absolutamente apegada a lineamientos de la FSF.

Además las empresas que se comprometan en proyectos de software libre deben ser mucho más que claras al momento de informarnos acerca de sus intenciones, compromisos y exigencias.

Desde mi humilde opinión, la empresa que ahora controla el destino de OpenOffice ha fallado rotundamente al menos en estos menesteres de comunicación y ha despertado toda clase de sospechas entre nosotros (la comunidad). Quizá alguien más enterado que yo pueda (o deba) escribir acerca de las intenciones reales del nuevo patrocinador de OpenOffice.

Por el contrario “The Document Foundation” ha sido muy clara de cara a la comunidad y por si fuera poco también lo ha sido con sus patrocinadores, entre los que destacan Canonical y Red Hat, empresas que sin renunciar a su legítimo afán de lucro, han demostrado desde siempre su claro compromiso con la libertad del software y con la comunidad.

The Document Foundation ha dejado claramente asentado que el proyecto es comunitario y que se mantendrá así. ¡Eso basta para mi!

Creo firmemente que el futuro de la computación se encuentra en el software libre, tanto a nivel tecnológico como en cuanto a la construcción de un mundo mejor.

Estas versiones son solamente un pequeño primer paso; estoy completamente seguro que el verdadero despegue se dará a partir de las versiones 4.0 donde podremos apreciar la superioridad del software verdaderamente libre.