¿Hacia dónde vamos?

+1
0
-1

Después de varios infructuosos intentos de instalarlo en Ubuntu tuve al fin la oportunidad de probar el nuevo Gnome 3; no fue sin embargo usando ninguno de los dos proyectos que se están desarrollando para tal fin. Tras unos días de indecisión decidí probar el LiveCD de la versión beta 15 de Fedora.

Fedora y yo, por así decirlo nunca hemos tenido buenas relaciones, tal vez sea cosa de mala suerte el que nunca en todos mis años usando GNU / Linux, haya logrado realizar una sola instalación completamente exitosa de esta distribución.

Así que más picado por la curiosidad que por otra cosa, dejé que se descargara la imagen y cuando estuvo lista realicé mis primeras pruebas. Hay que aclarar que el LiveCD no cuenta con la versión definitiva de Gnome 3, pero según entendí el DVD de instalación sí tiene la versión final.

En primer lugar la probé en una laptop Dell Inspirion 1501, que si bien tiene 2 respetables GB de RAM, tiene el “defecto” de tener una GPU ATI, de esas para las que ya no hay soporte “oficial”. Tras un primer intento fallido para iniciar (ahí vamos de nuevo pensé) inició de un tirón en el segundo intento.

Gnome 3 se inició sin problemas. Lo primero que salta a la vista es lo feo que se ve, con sus tonos mortecinos que recuerdan el maquillaje de las películas de terror antiguas, y esto no es el gusto de la gente de Fedora, hasta donde pude averiguar es el único tema (Awaita) que existe para Gnome 3.

Como lo había esperado, Gnome 3 carece casi completamente de cualquier posibilidad de personalización, se puede cambiar el fondo del escritorio, la configuración del teclado, el idioma y la configuración regional, algunos detalles técnicos y nada mas.

Es curioso como algunos errores se repiten sin querer. Recuerdo cuando se liberó KDE 4.1 con sus bordes gruesos, que ahora han desaparecido ya que a nadie gustaron, pues lo mismo ocurre con Gnome 3.

Gnome-Shell, si se le ve con ojo desapasionado es muy similar a Unity (¿o es al revés?), lo que cambia es el orden y el número de clics que se deben dar para acceder a las aplicaciones, más allá es cuestión de gustos, las diferencias “gordas” solamente están en las entrañas de su programación.

Debo reconocer que con morbo decidí probarlo también en una antigüedad que conservo: una PC con procesador Celeron a 1.1 Ghz, 512 MB de RAM y una GPU Sis sin aceleración. Digo que con morbo porque tenía la impresión que los recursos necesarios para Gnome 3 equipararían a los de KDE, es decir de 1 GB de RAM para arriba.

Para mi sorpresa se ejecutó sin problemas, eso sí, sin Gnome-Shell. Visto el rechazo que ha causado entre muchos integrantes de la comunidad, en Gnome crearon un modo que llaman Fallback, que es muy parecido, al menos estéticamente al Gnome Panel, digo parecido, que no igual, ya que en forma similar a Gnome-Shell, todo ahí es estático y espartano, nada de lanzadores personalizados, ni temas ni ninguna otra chuchería. Las ventanas tienen sus clásicos botones para minimiza, maximizar y cerrar y al menos eso sí, se tiene un panel en la parte inferior desde donde se pueden seleccionar las ventanas abiertas del mismo modo en que estamos acostumbrados, con el selector de escritorios en la parte derecha, que se comporta del mismo modo que en Gnome 2, es decir el número de escritorios es determinado por el usuario y no se crean y destruyen en forma dinámica como en Gnome-Shell.

En este tenor me he llenado de dudas, Natty está basado en Gnome 2, ¿pero Oneric y posteriores en que se basarán? Claramente solo hay dos alternativas: Si se decide continuar con el desarrollo de Unity como plugin de Compiz, lo que hay que saber entonces es si Compiz es compatible con Gnome 3 (ya se sabe que no lo es con Gnome-Sell). No he encontrado por ningún lado referencias oficiales al asunto, la página de Compiz es como siempre fuente de ninguna información actualizada, en Gnome tampoco se menciona nada, lo que me parece lógico pero no es buena señal. Tampoco he encontrado nada en las páginas de Ubuntu, aunque claro, son tantas que no descarto que se me haya pasado.

Suponiendo que Compiz y Gnome 3 no sean compatibles quedan dos alternativas. La más obvia es que Ubuntu continué desarrollándose sobre la base de Gnome 2, lo que al final es un camino hacia la nada, a menos que desde Canonical financien un fork de Gnome, cosa muy poco probable. La otra posibilidad es que se adapte Compiz para que pueda trabajar con Gnome 3, asunto también difícil; de cualquier forma se requerirá mucha plata y claro tiempo.

Visto así no hay nada por ahora que me haga actualizar mi LTS que bien puede aguantar hasta el 2013 cuando se terminará el soporte, entonces, tal vez antes, el camino sea más claro para todos.

Comentarios

Imagen de Goyo

En principio no hay ningún motivo de incompatibilidad, aparte de la que se ha anunciado. Gnome-shell se integra completamente con mutter y por lo tanto no se puede usar con otro gestor de ventanas, pero el resto de las tecnologías y aplicaciones de gnome no dependen del gestor de ventanas y eso no tiene por qué cambiar (y un desarrollador confirma que no está previsto que cambie[1]).

Por supuesto algunas tecnologías que actualmente usa compiz o alguno de sus plugins empiezan a ser obsoletas y previsiblemente habrá que abandonarlas tarde o temprano, pero eso no debería suponer un gran problema (por ejemplo gconf, compiz puede migrar a gsettings o usar el backend de configuración independiente del escritorio *que ya tiene*).

No debería ser demasiado difícil hacer un escritorio basado en gnome3 (sin gnome-shell), compiz e incluso gnome-panel, que aunque sea a regañadientes lo han portado a gnome3. Es cuestión de ponerse.

[1] http://www.mail-archive.com/desktop-devel-list@gnome.org/msg15587.html

PS. ¡Me olvidé de Unity en mi perorata! Pero cámbiese gnome-panel por unity en el último párrafo y vale igual. O por elementary (que actualmente usa gnome-panel pero se supone que el futuro va por wingpanel y compiz.

PS2. El problema es que tanto unity como elementary, por debajo de compiz tienen el decorador de ventanas de metacity. aunque supongo que esto también tiene fácil solución, compiz puede usar otros decoradores.

Imagen de ivisdrek

Desde luego, no hay ningún motivo para abandonar la versión LTS, del mismo modo que no hay necesidad de instalar la LTS recién publicada. Una decisión prudente, la que adopto yo, es instalar LTS a partir de la segunda actualización. Ya pueden adivinar que la he instalado hace poco tiempo, y la próxima sólo la instalaré a mediados de 2014.

____________________________

https://eljardindelexilio.wordpress.com/