El verano del código (2)

+1
0
-1

Tras una semana de intertidumbre durante la que pensé que este proyecto de verano jamás levantaría cabeza, la aplicación que estoy desarrollando ha superado por fin un umbral muy importante: por fin sirve para algo. No lo hace demasiado bien y desde luego no resulta ni atractiva ni elegante, pero por fin hay un motivo para abrirla que no sea desarrollarla. He desarrollado varias aplicaciones que, por mucho tiempo que haya invertido en ellas, no me servido para nada, porque no conseguían facilitar realmente los problemas que pretendían resolver.

El principal problema que me he encontrado y aún no he conseguido resolver, es el sonido. Pensaba que tendría problemas con los temporizadores, pero gracias a la ayuda de una excelente explicación sobre el uso de temporizadores en Java, pude terminar una primera versión muy completa en apenas un par de horas. Por el contrario el sonido ha sido y, sigue siendo, una absoluta pesadilla. Hay retrasos extraños y los únicos formatos que puedo reproducir son los poco eficientes .aiff y .wav. Todos estos temas me recuerdan que el tema del desarrollo sigue siendo uno de los puntos de Ubuntu que más verdes están. Entiendo que los recursos de Canonical son limitados y que tal vez haya temas más importantes, como tal vez el diseño, respecto al que han hecho y siguen haciendo un gran trabajo, aunque no me hayan convencido todavía de utilizar Unity. No obstante, tal como puede observarse en los teléfonos móviles, las consolas y las tabletas, es fundamental proporcionar un buen entorno de desarrollo a los programadores. Resulta realmente descorazonador leer en los foros como la mayoría de los potenciales desarrolladores de aplicaciones (y en particular de juegos) para Ubuntu, con frecuencia desisten porque encuentran imposible realizar los primeros pasos, que deberían ser sencillos. Concretamente, había desistido de encontrar un IDE en condiciones que permitiera desarrollar interfaces gráficas y estaba ya resignado a tener que escribir la interfaz mediante código cuando encontré el fantástico NetBeans, que me ha permitido acelerar considerablemente el desarrollo de aplicaciones. Una pena, eso sí, desde el punto de vista estratégico, que forzosamente sea multiplataforma, cuando personalmente preferiría desarrollar únicamente para Linux. Tampoco estoy seguro de que haya sido una buena idea convertir al Python en el lenguaje de programación estandarte de Ubuntu cuando, pese a las grandes ventajas de Python, no parece tener las características necesarias para ser la base de un sistema operativo. Tal vez haya sido por cuestiones de patentes pero, aparentemente, Java hubiera sido una opción mucho mejor, tal como está demostrando el crecimiento exponencial de Android. Sea como sea, estoy firmemente decidido a desarrollar para Ubuntu/Linux y, aunque en ocasiones, no salga todo bien a la primera, a la larga merece la pena.

Bueno, el programa me permite por fin realizar mi rutina habitual de abdominales con música aleatoria, que es algo ma? de lo que podía conseguir con mi cedé grabado con las instrucciones. Aparte de servir para algo, otro factor que considero que es muy importante, es que hay un gran margen de mejora. La presentación del tiempo restante puede mejorarse, la selección de canciones debería gestionarse mediante una interfaz gráfica, cada ejercicio debería poder tener un sonido específico en lugar del sonido genérico que se emplea ahora y, sobre todo, las rutinas ejecutadas por el usuario deberían poder registrarse a fin de generar estadísticas. La próxima versión, por primeriza que siga siendo, será algo mejor.

Comentarios

Imagen de Morpheus 0

Con reproductor de música para estar en ambiente mientras duran las rutinas, que buen programa :-)