¿Gnome va?

+1
+3
-1

Después de terminada la GUADEC 2012 (conferencia de Gnome) que se celebró en España, cabe preguntarse si realmente Gnome va hacia alguna parte. Tres noticias emergieron de ahí y han hecho correr muchos bytes por la red: Alcanzar una cuota de mercado de 20% para el 2020, un sistema operativo propio (GnomeOS) para el 2014, y una nueva versión Gnome: la 4 para el 2014.

Sobre GnomeOS ya se había hablado hace poco mas de un año, poco antes de la liberación de Gnome 3, incluso yo mismo escribí aquí algo al respecto; hoy mas que nunca me parece una ridiculez, especialmente visto a la luz de la situación actual de Gnome.

Un Gnome 4, al que desde ya simplemente se le denomina Gnome 3.12, de acuerdo a los ciclos de liberación del proyecto, puesto que “no se pretenden grandes cambios”. Esto bien se puede interpretar como un “no sabemos como ni para que” pero hay que ponerle un nuevo número. Tal vez para ahuyentar el malfario del 3.

Acerca de la meta del 20/20, su sola mención ha merecido toda clase de comentarios irónicos en la red, especialmente cuando se resalta que ya había una meta del 10% para el 2010 que como todos sabemos no se cumplió. Sumadas todas las posibilidades de sistemas operativos tipo posix para computadoras de escritorio que usan el servidor X, no es posible hablar de una cuota de mas de 2% o 3% hoy en día; y de esas, Gnome no está presente ni siquiera en la mitad aún siendo optimistas. Habrá que preguntarse si involucran en sus metas el 5% que tiene Ubuntu como objetivo particular.

Mas o menos al mismo tiempo de estos anuncios Benjamin Otte hablaba en su blog (Mirando hacía el abismo) acerca de la situación actual del proyecto Gnome, dejando una sensación de amargura en todos los que lo hemos leído.

Gnome 3 ha sido un éxito o un rotundo fracaso, dependiendo de la óptica de cada quien. Ha sido un éxito porque con sus cambios ha provocado una explosión de desarrollos alternativos a la experiencia de usuario propuesta desde Gnome, como no habíamos visto desde la “Gran guerra KDE – Gnome” de hace mas de una década. Grupos de desarrollo y distribuciones enteras se han volcado en una competencia para lograr el “mejor” escritorio, todas completamente diferentes entre sí, a excepción del rechazo a lo propuesto en principio por Gnome: Ubuntu/Canonical con Unity, Mint con Cinnamon y con Mate, PearOS, ZorinOS, ElementaryOS, SolusOS, Asturix, PenguinOS y de seguro se me escapa alguna otra mas.

Un fracaso porque todas estas distribuciones, basadas en Gnome aceptan solamente en forma parcial lo que se ha cocinado en los Gnomicos Hornos y todas son diferentes al bizcocho original.

Esto ha llevado a que quizá solamente queda una distribución mayor que da pleno apoyo al concepto completo de Gnome: Fedora. Otras distribuciones grandes se han volcado hacia KDE y o bien han dejado de soportar a Gnome o lo han relegado al lugar de “escritorio alternativo” como es el caso de OpenSuse, Mageia y si lo logra, Mandriva o como quiera que se vaya a llamar. De las distribuciones empresariales ni hablar; Red Hat y sus clones no muestran ninguna intención de dejar Gnome 2 en los próximos años. Las grandes distros comunitarias tampoco se han dejado embrujar; Debian con su cauto paso, cuando libere la versión 7 apenas dará el salto a Gnome 3, pero como siempre será con neutralidad, es decir Debian no es una distro Gnome, ni KDE, nada, Debian es Debian y se puede usar el DM que mas plazca. Esta postura también ha sido adoptada por Arch que ya no se considera una distro Gnome. Ambas distribuciones dejan a sus derivados eso de la especialización por escritorio.

Fracaso también porque ahora ya se habla en serio de la Fragmentación de Gnome. Pero no nos enfademos situándonos en la postura simplista y bobalicona de pensar que “Hacer obras derivadas” es uno de los pilares de la filosofía del software libre. Gnome se está fragmentando, porque los usuarios están abandonando a Gnome, para dar paso otras interpretaciones, fragmentando porque los desarrolladores principales están abandonado Gnome “en busca de otras opciones”. Fragmentando porque los patrocinadores del proyecto, por angas o manganas también lo están abandonado, Fragmentando porque ahora que la mayoría de los desarrolladores de Gnome son pagados por Reh Hat, está siendo abandonado por las distribuciones que no desean existir “bajo la sombra de los designios” del multimillonario Sombrero Rojo. Fragmentando porque los grandes aplicativos libres, que son independientes de cualquier DM no muestran interés en actualizar sus productos a Gnome 3, ya que tienen otras prioridades, especialmente aquellos que son multiplataforma.

El ambiente no le está resultando nada amable a Gnome; hoy mismo leía que aparece un nuevo fork de Nautilus (Files a partir de Gnome 3.6) realizado por Mint. La razón que esgrimen es que los cambios que sufrirá esta indispensable herramienta “no son deseables para nuestros usuarios” y así Mint sigue el camino de ElementaryOS. Incluso ya circula por los foros de Ubuntu una encuesta para que los usuarios opinen a que explorador de archivos debe cambiar Ubuntu.

Parece que Gnome ha pasado de ser el favorito de todos, a estar en una posición en que todo lo que hace y propone es rechazado en forma cuasi automática.

A Gnome le urge un cambio de rumbo, me atrevería a decir que lo primero que debe hacer es buscarse nuevas fuentes de fondeo y situar la influencia de Red Hat a un nivel muy inferior al que tiene hoy en día.

Es evidente que a nadie le conviene que Gnome se fragmente al grado en que cada distribución posea una versión parcial o totalmente “forkeada” (válgame la palabreja), con una consecuente disparidad tanto de prestaciones como de calidad.

Nuestras amadas distribuciones no son gigantes en el terreno financiero y por ende no deberían caer en la tentación de convertirse en una especie de M$ o de Apple, donde se hacen las cosas de una forma distinta, apoyadas en montañas de dinero.

Aquí seguimos necesitando un modelo más distribuido, tanto en las responsabilidades de diseño, como en la circulación de fondos.

Es tiempo de que todos los involucrados se sienten a la mesa de negociaciones para que entre todos, aportando algo y cediendo otro poco, definan un futuro viable para todo el ecosistema Gnomico del software libre.

Comentarios

Imagen de Kakkin

Creo que Gnome va para abajo, no tanto por que sea malo, si no por que no está pensando en "lo que dicen sus usuarios", el cambio de gnome 2x a gnome 3x con Gnome Shell es un claro ejemplo, a muchos no les gustó, a otros sí, pero los desarrolladores no piensan en lo que cree esos que no les agradó el cambio, ellos solo dicen "es genial el cambio, por que a mi me gusto , " pero no es algo que se toma a la ligera, como contemplar su creación y ver que era buena, y segur en lo que "yo" quiero.

Estoy cociente que el software libre se trata de crear algo para uno mismo, y ponerlo a disposición de los demás, y el que le sirva bien, y el que no también. Pero en este caso en particular Gnome tiene un gran nombre, que creo no es conveniente perder, deben esforzarse por no perder ese nombre, que es muy conocido en el mundo Open-Sourse.

Ya lo que siga es pura decisión de ellos, en mi parte uso Unity, y estoy feliz, pero aveces uso también Gnome Shell, es bueno y todo, y últimamente ha mostrado madures a corto plazo, no creo conveniente un Gnome 4, y un Gnome OS me parece una estupidez, al menos por ahora, deberían de ver lo primero, "retomar" su puesto, que tenían, y que pueden volver a conseguir, solo necesitan usar un poco su mente, que para eso Dios se las dio, ¿verdad?

Un saludo desde Costa Rica.

Usuario Ubuntu # 34369

Mi pagina www.triang.es.tl

Imagen de ivisdrek

El camino emprendido por Gnome es un ejemplo más de cómo un proyecto basado en software libre se va ahogando en sí mismo y en su propia salsa por no ser capaz de ver más allá de su propio ombligo. La diversidad es buena, como se dice por ahí, pero no tanto cuando la misma deriva de un empecinamiento de tres o cuatro cerebros impermeables a la opinión ajena.

Si tienes pocos recursos pero en cambio albergas objetivos ambiciosos, como es el caso de Gnome, el único camino viable es buscar aliados. Pero han hecho todo lo contrario, y a conciencia. Lo cual tiene delito, porque a poco que hubieran querido habrían tenido muchísimos aliados, empezando por uno de tanta calidad y potencia como Canonical. Pero ellos tienen su idea única y parecen determinados a seguirla aunque se hunda el barco. Ojalá me equivoque.

Pero al final, ¿Gnome 3 y su famoso shell ha sido un éxito o un fracaso? Como dice @gato2707, según se mire. Sin embargo mi opinión es inequívoca: cuando hay una comunidad tan polarizada, con entusiastas irreconciliables tanto a favor como encontra, no cabe hablar sino de un rotundo fracaso.

____________________________

https://eljardindelexilio.wordpress.com/