El síndrome Miguel de Icaza

+1
0
-1

Contextualizo. Este artículo no pretende sacar conclusiones morales sobre la decisión –respetable, por otro lado– tomada por Miguel de Icaza de pasarse, dirían algunos, al lado oscuro. Y todo ello pese a que el hecho muy relevante de que uno de los fundadores del proyecto Gnome, lo cual es decir mucho, haya decidido migrar hacia Apple, uno de los enemigos por antonomasia del software libre, no haya dejado indiferente a casi nadie. Vamos, la red es un hervidero de declaraciones (lo próximo podría ser que Bill Gates fichara por Linux :-D).

El síndrome de Miguel de Icaza, por el contrario, pretende relacionar y explicar dos tipos de paranoias que muy frecuentemente aquejan a buena parte de los linuxeros, y de un modo singular a quienes se acercan por primera vez al SO del pingüino. Estos son los dos hitos que lo identifican:
a) Agotamiento mental ante el hecho incontrovertible de que en las distribuciones GNU/Linux (casi) siempre hay algo que ajustar, que configurar, que actualizar o pendiente de solución, con toda la pesada carga de investigación, de acierto-error e inversión de tiempo que conlleva. El valle profundo –a veces, profundísimo– a que nos arrastra esta situación, cuando se prolonga demasiado en el tiempo, a menudo propicia brotes psicóticos tipo envidia-reprimida con el ibook air de Apple o similares en el centro de la diana.
b) Intensa angustia existencial delante de la arrolladora oferta de distribuciones GNU/Linux y su entorno, así como de sus heterogéneas y dispersas soluciones, aunque muchas de éstas y aquéllas no las separan sino una serie de matices tan sutiles que a menudo resulta un ejercicio de birlibirloque mental intentar diferenciarlas de un modo convincente. El empeoramiento crónico de este tipo de paranoia desencadena reacciones bipolares del estilo “pero si con Windows todo era más sencillo (sin contar con que se podía prescindir de la filosofía); sólo había que adquirir una máquina en cualquier tienda y apretar un maldito botón”.

Con respecto al primer tipo de paranoia, decir que el hecho de que alguien tan entendido como Miguel de Icaza haya decidido dar la espalda al mundo GNU/Linux echa por tierra el mito de que sólo los usuarios perezosos y refractarios a aprender cosas nuevas (retrógrados y cosas peores) son quienes suelen caer en semejante tentación. Rompo una lanza en favor de todos aquellos que, a su manera, a veces de forma justificada y otras veces no tanto, han luchado a brazo partido para hacer funcionar en sus pcs y laptops una distribución GNU/Linux y finalmente han arrojado la toalla. Hay que comprenderlo: todos somos humanos (puede que los linuxeros convencidos seamos un tipo de humanos de constitución algo más terca).

Ya se ha dicho por h y por b: la compatibilidad con el hardware es, de todas las que se libran dentro del mundo GNU/Linux, madre indiscutible de todas las batallas. Sin una buena compatibilidad con el hardware, todas sus muchas y buenas cualidades quedan tapadas y en segundo plano. Sí, muy bien, GNU/Linux es más estable, más robusto, más ligero... Sí, también es cierto, se reconoce hasta la saciedad: la falta de compatibilidad no es responsabilidad suya, etc., etc.

Pero es un hecho incontestable. Está ahí en medio como el cuerpo inmenso de una montaña. Y esta circunstancia sigue echando para atrás a mucha gente. ¿Quién puede reprochárselo?

Mi opinión personal y muy desinformada es que, de haber más unidad de criterio y de objetivos dentro del mundo GNU/Linux, podría hacer más fácil el apoyo a proyectos de hardware libre, por modestos que estos fueran. Lo cual nos lleva al segundo punto. O al segundo tipo de paranoia.

Sí, amigos, largo y tendido se ha hablado de la excesiva dispersión dentro de GNU/Linux y del software libre en general. La primera crítica que surge contra quienes opinamos que esto es así se basa en que dichas personas estamos en contra de la diversidad. Nada más lejos de la realidad. La diversidad siempre es sana, mientras se organice a modo de un ecosistema. Ahora bien, si la diversidad está basada en compartimentos estancos, hablamos de otra cosa: es dispersión, fragmentación, desperdicio de recursos.

Por desgracia, me da la sensación de que las principales distribuciones GNU/Linux invierten todos sus recursos en seguir su propio camino al margen de sus compañeras. Como en la Segunda Ley de la Termodinámica, la entropía entre ellas tiende a aumentar a pasos agigantados y a medida que pasa el tiempo.

Un hecho significativo es que no existe ningún encuentro oficial que reúna periódicamente a las principales distribuciones GNU/Linux. Opina este usuario desinformado que podría ser interesante concitar, por encima de los intereses particulares, acuerdos mínimos de cooperación para aunar criterios y soluciones que robustezcan el entorno GNU/Linux como un todo, como un frente común (hasta donde fuera posible) que plante cara a las demás soluciones de corte privativo. Cabe la posibilidad de que todos saliéramos beneficiados.

Me parece que el síndrome aquí descrito, desglosado en dos tipos de paranoias, y del cual ha sido una de sus víctimas la persona que lleva su nombre (¿o es al contrario?) constituye una seria barrera a la expansión y consolidación del mundo GNU/Linux, al menos en el ámbito del escritorio. Ya veremos si Canonical es capaz de triunfar en la esfera de los tablets y smartphones. Ojalá lo consiga, aunque muchas de sus decisiones de hecho están suponiendo más fragmentación. Ya veremos.

Mientras tanto Miguel de Icaza se ha hartado. O eso dice él. A lo mejor tan sólo se trata de una excusa para simplemente trabajar bajo la sombra de quien mejor paga. Que lo aproveche. Los que nos mantenemos a este lado de la frontera aún estamos los suficientemente locos como para seguir adelante. Con paranoias incluidas.

Comentarios

Imagen de Goyo

Ya se ha dicho por h y por b: la compatibilidad con el hardware es, de todas las que se libran dentro del mundo GNU/Linux, madre indiscutible de todas las batallas.

A mí no me parece indiscutible. En todo caso Linux está años luz por delante de OSX en lo que se refiere a soporte de hardware.

Estoy deseando que Miguel nos cuente también su experiencia con OSX en el mismo Thinkpad que le daba problemas con Linux.

Imagen de ivisdrek

Cierto, pero OSX tiene compatibilidad perfecta con SU hardware. GNU/Linux en contadas ocasiones consigue ese mismo nivel de compatibilidad con todos los componentes de una compu, y cuando lo hace es de forma dispersa o a través de hardware de comercialización muy limitada.

A las distribuciones GNU/Linux casi siempre hay que meterlas en el hardware con calzador, con drivers que no son propietarios o que cuando lo son casi nunca alcanzan las mismas prestaciones que con otras plataformas.

En mi experiencia personal, que no es mucha, cuando consigo una buena compatibilidad con la tarjeta gráfica me falla la de sonido, o viceversa, o entonces no funciona bien el micrófono, etc. Parece ser que siempre hay algo que no encaja bien del todo.

Sí, ya lo sé, no es culpa de GNU/Linux, pero...

____________________________

https://eljardindelexilio.wordpress.com/

Imagen de Goyo

¿Pero qué? OSX tiene compatibilidad perfecta con su hardware y Ubuntu (por ejemplo) con el suyo. Yo hace años que no tengo ninguno de esos problemas que mencionas y ni Miguel de Icaza ni tú necesitáis tenerlos si no queréis.

Imagen de gato2707

Creo que hay demasiada poliquitería en todo el mundillo GNU; hoy mismo leía en el blog de Mark S que escribía al respecto.

El software libre (y me atrevería a decir que toda actividad creativa) está plagada de vedettes.

Estoy de acuerdo que debería haber alguna reunión, pero creo que es más fácil que pase un camello por un poro celular, antes de que se pongan de acuerdo.

@Goyo: MacOS es 101% compatible con su hardware simplemente porque se construye a su alrededor, de la misma forma que el hardware se construye abrazando MacOS. Es una política de Apple que su software solamente sea compatible con su hardware.

Es decir a Apple le importa un comino si el usuario ya tenía X o Y pieza de hardware, Si no es certificado por ellos, entonces su solución es "adquiera equipo compatible". No tienen ninguna piedad. Claro el modelo de Apple es el mismo por ejemplo que Rolls Royce; no esperes que al ir a la reaccionaria automotriz cercana a tu domicilio puedas comprar un filtro de aceite y le quede a tu Silver Phantom. (Bueno si vives en los Emiratos Árabes Unidos...).

Ahora: No hay hardware para Ubuntu, ni para cualquier otra distribución Linux (excepto quizá Oracle). Ergo el caso es exactamente al contrario. Las distribuciones deben poder adaptarse a todo lo que se les ponga enfrente (que no es poca cosa).

Existen muchos intentos, bastante cortos y quizá inútiles para hacer listas de hardware compatible, pero como el hardware muta tan rápido como los virus...

Así, tú no tienes problema porque seguramente adquiriste hardware que "no da lata". Yo estoy en el mismo caso que tú.

La solución debería ser que el consumidor estuviera bien informado. Eso claramente ocurrirá en el país de Nunca Jamas.

Mejor aún, los fabricantes deberían hacer equipo neutral o podrían incluso abrazar las doctrinas del software y del hardware libre. ¿Suena lindo verdad? Como el amor eterno que dura hasta que te presentan una demanda de divorcio.

La situación descrita aquí es tan real que sin duda asusta.

En cuanto al caso de Miguel de Icaza, bueno seguro son sus propias manías las que lo han llevado a tomar esa decisión. Las mentes brillantes suelen ser excéntricas, tanto como para publicar a los cuatro vientos un asunto tan personal como indicar que sistema operativo de escritorio usa. Él ya aclaró que sus servidores son 100% Linux.

Saludos desde México
Mi Web: El Gato con Linux

Imagen de Goyo

Ahora: No hay hardware para Ubuntu

Hay hardware que funciona bien con Ubuntu y hay fabricantes e integradores que se ocupan de juntarlo todo para ofrecer productos finales que no den problemas. Estas cosas existen por más que la mayoría de la gente prefiera ignorarlo, que es de donde vienen los problemas. "Ubuntu no funciona bien en mi tostadora, con OSX no tengo esos problemas." Naturalmente, ni siquiera pensaste en probar OSX en la tostadora, pero qué más da.

Así, tú no tienes problema porque seguramente adquiriste hardware que "no da lata".

Eso es exactamente lo que hice, que es lo mismo que hizo Miguel de Icaza con Apple y obtengo resultados tan satisfactorios como él. Algo que según se desprende de lo que dicen ivisdrek y él debería ser poco menos que imposible.

Imagen de gato2707

Hay hardware que funciona bien con Ubuntu y hay fabricantes e integradores que se ocupan de juntarlo

El que exista hardware que funcione bien (válgame si no fuera así) no implica que se fabrique hardware para Linux.

Caso contrario con lo que ocurre para los SO privativos, por ejemplo algunas tarjetas gráficas están diseñadas para trabajar con DirectX. ¿Es una locura? tal vez, pero es real.

Saludos desde México
Mi Web: El Gato con Linux

Imagen de Goyo

Lo cual no afecta en lo más mínimo al hecho de que el hardware que no da la lata con Ubuntu existe, que está a mi alcance y al tuyo y no digamos al de Miguel de Icaza y que el pretexto de cambiar Ubuntu por OSX porque el hardware le daba la lata no es más que eso, un pretexto.

Imagen de ivisdrek

Vaya por delante que mi punto de vista es el de un usuario de conocimientos medio tirando a bajo. Para este nivel no es tan fácil conseguir la compatibilidad completa con Linux. Porque, como dice @gato2707, o bien tienes que montar tú mismo los componentes (lo cual no está al alcance de cualquiera) o bien tienes que encontrar un modelo de pc/laptop que no se comercializa en todas partes (a lo mejor tienes suerte, a lo mejor no), o acaso un distribuidor que se encargue de ofrecer un producto final ensamblado con el objetivo específico de ser usado con GNU/Linux. Y de lo uno y lo otro hay muy poco. (Todavía existe otra posibilidad: contar con un amigo geek, pero éstos son aún más raros, y si te toca uno como Miguel de Icaza ya ni te cuento).

Pero ni siquiera en caualquiera de estos casos la compatibilidad está garantizada. Linux no puede garantizar que próximas versiones de su kernel proporcione soporte para un hardware determinado. Recuerdo que la versión 9.04 de Ubuntu compatibilizaba a la perfección con mi pc, era como un sueño hecho realidad. Pero a partir de esa versión en adelante la compatibilidad ha ido emperando, hasta el punto que he tenido que comprarme una tarjeta de vídeo nueva, y probablemente tendré que hacer lo mismo con la tarjeta de sonido, aunque ésta todavía me aguanta. En previsión de lo que pudiera pasar con el final del soporte para Ubuntu 10.04 compré la tarjeta gráfica hace casi un año (gracias, Gabriel, es un consejo que el foro ya me había dado), y ahora, gracias a ello, he podido actualizarme a la versión 12.04 (hace escasamente una semana). Bueno, a lo mejor resulta que dentro de un par de versiones más mi antigua tarjeta aún da la sorpresa.

He leído que esta imprevisibilidad, junto con la atomización del mundo del software libre, tal y como he comentado en el artículo, es una de las causas que empujó a Miguel de Icaza a marcharse a Apple. Claro, esto es lo que él dice. No obstante, no es el primer "experto" que se queja de ello. Y eso a mí me da qué pensar.

____________________________

https://eljardindelexilio.wordpress.com/

Imagen de Gabriel_M

... para obtener resultados satisfactorios, a lo largo del uso de distribuciones Gnu/Linux, en caso de necesidad de actualizar componentes de hardware lo hacia y lo hago con componentes de aproximadamente un año de existencia.

Imagen de gato2707

Imagina que a un chaval de regalan una portátil para sus estudios, nuevesita, de última generación. Es decir, no la escogió, digamos que le cayó del cielo. Ahora el inquieto chamacón quiere ponerle una distribución. ¿Debería esperar un año para poder hacerlo?

Creo que el punto que trata @ivisdrek es precisamente ese, y sí como él creo que la unión hace la fuerza. Lástima que no ocurre así.

Por cierto, no todos como tú y como yo se pueden dar el lujo de armar sus equipos a modo. Una inmensa mayoría compra equipos de supermercado; para colmo de males, sabemos de sobra que los vendedores no ayudan, en el mejor de los casos no estorban.

Saludos desde México
Mi Web: El Gato con Linux