Los tiempos cambian. Los exploradores también.

+1
0
-1

Ha sido toda una sorpresa cuando esta semana, durante una visita a una amiga en su oficina, me ha pedido que le explique cómo funciona el menú de marcadores de Chrome porque el que ella solía utilizar, el Internet Explorer, ya no lo aceptan en bastantes de las páginas de Internet que utiliza en su trabajo.

Resulta sin duda haber llegado a una situación diametralmente opuesta a la existente hace unos cuantos años, cuando Internet Explorer era el estándar de la red y los demás navegadores, Firefox, Opera y Safari, no tenían suficiente presencia como para exigir que una página web fuera compatible con ellos. ¿Qué ha pasado en tan poco tiempo?

En realidad, gran parte de la responsabilidad de este espectacular descenso recae curiosamente en la empresa que creó este navegador. Internet Explorer batió a su primer rival, el ya desaparecido Netscape Navigator, gracias tanto a prácticas monopolísticas como a ciertas debilidades tecnologícas. No obstante, tras esta victoria Internet Explorer se durmió en los laureles y durante varios años no se incluyó ninguna mejora sustancial en el navegador. Parecía que este reinado no iba a tener fin... hasta que apareció Firefox y, con sus grandes posibilidades de personalización y una agilidad muy superior a su competidor, logró hacerse un hueco en el mercado, que se agrandaría aún más con Chrome.

Y es que las prácticas monopolísticas son una espada de doble filo. Internet Explorer basaba parte de su atractivo en su particular manera de ignorar los estándares cuando se consideraba necesario o comercialmente preferible. Esta estrategia tal vez funcionase cuando era el líder indiscutible del mercado, pero en cuanto el mercado se diversificó, esta incompatibilidad calculada convirtió a este navegador en algo menos atractivo de cara tanto a desarrolladores como usuarios.

No obstante, probablemente la estocada final fue la decisión de que la versión más reciente del navegador no fuera compatible con Windows XP. La competencia había hecho que los navegadores hubieran hecho grandes progresos y, tal vez, la última versión de Internet Explorer no fuera excesivamente inferior a las alternativas presentadas por Mozilla y Google. Sin embargo, obligar a que más del 50% de los ordenadores del mundo utilizaran una versión obsoleta hizo que cambiarse a un navegador de la competencia fuera algo prácticamente imprescindible.

Una vez perdido el trono, resulta muy difícil recuperarlo. Firefox se ha convertido en un navegador extremadamente ágil y cómodo, mientras que Chrome ofrece una integración de aplicaciones y navegación fracamente interesante. Aún está por ver si el futuro pertenecerá a la nube y el explorador se convertirá en la única herramienta que necesitaremos tener instalada en nuestros ordenadores, pero en cualquier caso esta tendencia no parece estar demasiado alejada de la realidad.

En este caso, la competencia ha demostrado ser un excelente motor de progreso, que ha conseguido un espectacular avance en un tipo de aplicación que parecía haber llegado a un punto muerto. Ahora solo queda esperar que esta misma competencia se extienda a otros ámbitos como, por ejemplo, los sistemas operativos.

Comentarios

Imagen de The Crow

Hoy por Hoy, ni Google Chrome, ni mucho menos Internet Explorer.....

El mejor Explorador Web, se llama Mozilla Firefox. No busquen mas señores. Saludos Cordiales.

Imagen de Jose Luis 1320

se llaman "Navegadores"... web browser, por poco y no entiendo de que trata tu blog...

Yo sugeriría no llamarlos "exploradores" por que llamarlos así representa el monopolio de microsoft.

"Yo sólo se que no se nada"
-Sócrates, filósofo griego.
-Normas del foro

Imagen de fernan

Hola:
Firefox y chrome ya los usa mucha gente en windows, yo en el trabajo aún tengo windows XP pero tenemos instalado firefox que hace poco actualicé a la versión 29.0.1, parte de mis compañeros lo usan también, los ordenadores que tenemos son como mucho de 1GB de RAM así que no creo que funcionen en windows 7 u 8.
En cuanto a los sistemas operativos ya es mas complicado porque poce gente se atreve a probar, ya no digo instalar, una distribución de linux. El otro día oí a unos compañeros hablar de los virus y uno decía que incluso con un antivirus bueno a veces había que formatear windows, ese mismo compañero una vez le hablé de linux y me dijo que para trabajar igual valía pero para jugar a los juegos que juega él no. Incluso un día un ingeniero informático conocido me dijo, cuando le dije que yo usaba linux, que linux para cosas profesionales no valía, además se sorprendió de que yo usase linux, ¿y los superordenadores, la NASA, servidores no son profesionales?
Saludos.

Imagen de .doc

pues es eso, que hay muchos ingenieros informáticos que o no saben expresarse bien, o no entienden qué es Linux. Y mucho usuario que solo usa el PC para jugar. Los jugones, y la gente que no quiere entender qué es Linux, y lo prejuzgan... que se queden en Windows, que con su pan se lo coman, y que les vaya bien ¿no?

Imagen de fernando-eguia-mx

«El que ríe al último... le duele la panza»

De los residuos de Netescape emergió el -intrépido, esbelto y veloz- zorro de fuego que ahora es un navegador web más divertido y seguro que el IE. Cuando, por ejemplo, el producto de MS ofrecía navegación con pestañas, eso ya era norma en FF...

Imagen de granadajose

Cuando veo que el molesto y pesado explorador de archivos Windows 7 no tiene pestañas, realmente me resulta imposible cómo puede haber gente que alabe este sistema operativo. ¿Será un caso de hipnosis colectiva?