Vuelve la sensatez.

+1
+2
-1

Cuando apareció la primera versión LTS de Ubuntu con Unity (12.04) llegó acompañada por desgracia de algunas sorpresas desagradables. Sin duda la que más ámpula ocasionó fue la activación forzada de las búsquedas en Internet en el Dash (tablero) de Unity, y entre todas ellas la que más controversia causó fue la relacionada con las consultas al catálogo de Amazon.

Richard Stallman llegó a acusar a Ubuntu de ser spyware, aparecieron como setas tras la lluvia muchos tutoriales que mostraban como desactivar las búsquedas, y de paso todos los scopes, que se presentaban como la gran novedad de Unity, la mayoría de ellos relacionados con la Internet.

Incluso apareció un sitio de Internet llamado algo como Fix Ubuntu, dedicado a explicar el “problema” y mostrar la solución. Y aquí incluso se dio un curioso episodio en el que el área legal de Canonical intentó su cierre; al final y por intervención directa del tío Mark no pasó nada.

Resulta obvio decir que la red se llenó por mucho tiempo de duras críticas a la política de Ubuntu - Canonical, seguidas por notas en que los allegados a la empresa la intentaron defender, con pobres resultados diría yo. Esto continuó por muchos meses hasta que Ubuntu y compañía se encerraron en un obstinado silencio.

Unity y dejar de lado a Gnome – Shell representó un golpe a popularidad de Ubuntu, aunque ahora nadie parece recordar que el rechazo al escritorio del pie desnudo fue tan grande o mayor que el que tuvo Unity. Pero el asunto de la privacidad comprometida en las búsquedas (a Amazon en particular) fue un verdadero porrazo a la credibilidad del proyecto.

¿Era tan malo, aún suponiendo que el supuesto espionaje fuera verdadero? Visto en perspectiva ahora no me lo parece, de cualquier modo solamente se requería un trabajo de 15 minutos para dejar a Ubuntu tan privado como cualquier otra distribución puede ser; aproximadamente el mismo tiempo que me toma dejar el móvil sin la basura espía de Google.

El verdadero error fue la soberbia de Canonical que la llevó a tener la peor de todas las políticas de comunicación posibles. Olvidó por completo que la base de usuarios de Linux (no solamente de Ubuntu) es completamente diferente de las demás. Los habituales de una distribución no estamos acostumbrados, no deseamos y en general no toleramos ni que se nos impongan “consultas” ni que usen nuestros equipos para otros propósitos que no sean los que nosotros mismos designamos. En su afán de buscar usuarios nuevos entre los windoleros Canonical se olvidó de la fuerza que tiene la comunidad FOSS en la Internet.

Lo que pudo haber sido un buen gancho promocional (ahora imitado y exageradamente superado por M$ en W$ 10, por Apple en MacOS y que decir del Android de Google) se transformó en una guerra que en el mejor de los casos puso a dudar a los posibles interesados.

Y llegó Snowden y por desgracia Canonical guardó silencio, seguramente amarrada por contratos con el gigante Amazon. El mundo entero ahora se cuestionó cualquier cosa que salía a la Internet de una computadora y tomó a Ubuntu muy mal parado.

Hemos comenzado a conocer las novedades que nos traerá la próxima LTS 16.04 de Ubuntu, y la que sin duda destaca es que si bien no se eliminan las búsquedas a la Internet en el Dash, vendrán desactivadas y deberá ser cada usuario quien decida si habilita esta característica o la deja apagada.

No voy a especular sobre las causas de este cambio, seguramente personas más enteradas tendrán su respetable opinión y nos hablarán de sus teorías con gran sapiencia. Lo que sí puedo hacer es preguntarme: ¿Qué hubiera pasado si Ubuntu hubiera presentado esta característica como la gran novedad y en vez de tanto desgaste lanzara todas sus huestes en una campaña amistosa para pedir el apoyo de los usuarios? Creo que hasta un poco de chantaje sentimental habría sido mucho más efectivo que lo que ocurrió.

Lo importante es que Ubuntu recupera la sensatez y volverá a hacer las cosas de la forma en que siempre debió hacerlas. Si Canonical y nosotros su comunidad de usuarios tenemos algo de inteligencia podremos establecer comparaciones muy favorables con otros sistemas operativos, especialmente ahora que casi todos ellos con extremo cinismo se dedican a explotar la privacidad de sus “clientes”.

Ubuntu puede conseguirte toda la información que necesitas, tan sencillo como en cualquier otro sistema operativo, pero solamente si tu así lo ordenas. Bienvenido Xenial Xerus, que como su apodo indica deberá ser el retorno a las relaciones amistosas.

Comentarios

Imagen de .doc

efectivamente, es lo más sensato. De todas formas, a mi, y desde hace bastante tiempo, 'me da en la nariz' que Canonical pretende (en su estrategia a medio/largo plazo) convertirse en una especie de 'Imperio Windows' en Linux, 'fidelizar' a un gran número de usuarios... e imponer sus decisiones.

Y, en parte, creo que lo está consiguiendo.

Imagen de gato2707

De una forma o de otra intentan fidelizar a sus usuarios. Que los geeks seamos promiscuos por naturaleza es otro cantar.

En cuanto a lo del "Imperio", no lo dudo, Canonical es una empresa y quiere ganar dinero, y no hay mejor forma de hacerlo que aumentando la base instalada. Eso atrae (y ahí va) el interés de los fabricantes de hardware y de los prestadores de servicios, de los cuales obtiene sus ingresos.

La diferencia es que Ubuntu - Canonical (al menos como yo lo veo) no busca "aplastar" a otras distros en el camino como en su momento M$ intentó (y con bastante éxito) con otros sistemas operativos. Tanto así que solo los sistemas operativos libres y MacOS sobrevivieron a las tácticas limpias, sucias y de plano criminales de Redmont.

Saludos desde México
Mi Web: El Gato con Linux

Imagen de Goyo

Sin duda la que más ámpula ocasionó fue la activación forzada de las búsquedas en Internet en el Dash

Y ahora en cambio tenemos que tragar con la desactivación forzada de las búsquedas en internet en el Dash. ¿Es que no tiene límites el autoritarismo de Canonical?

Esta es la gota que colma el vaso, mañana mismo me cambio a Deepin.

Imagen de Daniel Alejandro

Si se habla de "permitir consultas en Internet" sin "uso de toma de datos", por lo general, varios buscadores mismos en Internet, ofrecen servicios gratuitos similares, aunque eso empezado por Google, pero a cambio, se toma también datos de consulta, esto ayuda a que puedan saber qué publicidad es más adecuada, publicidad a la cual le cobran. Pero ¿cuál debería entonces ser el orden que espera un usuario? sería adecuado si esperan algo claro, pero sabemos también que el producto es gratuito, ¿qué sostenibilidad se puede ofrecer por parte del Usuario para saber a quién quejarse? porque, en algunos planos turbios de quejas, si se hicieran realidad, quizá ya no se contaría ni con Canonical porque quiebran toda sostenibilidad de ella.

Imagen de fernando-eguia-mx

¡Qué tiempos aquellos del legendario ubuntu! Sin intrusos ni secretos...

Bien dijo un sabio que un error destruye mucho bien. Creo que puedo considerar mi salida de ubuntu -con toda la pena- y optar por Debian o Fedora; el mundo GNU/Linux es demasiado grande para limitarse a una sola distro.

Saludos a todos.