Colaboracionista

+1
+1
-1

La gran noticia de los últimos días ha sido la “sorprendente” alianza entre M$ y Canonical para dotar a W$ de un subsistema capaz de ejecutar los binarios de Linux usando Bash (que no el Bash de Ubuntu como mucho se ha escrito), y mucho mas importante (aunque poco se menciona) el llevar los repositorios de Ubuntu al sistema operativo de las puertas y las ventanas, de modo que se pueda tener acceso a algunos programas y sistemas propios de Linux desde ahí.

El encargado de dar la “buena nueva” fue por supuesto M$ y Canonical ha guardado un muy prudente y discreto papel, nada sorprendente después de tantos años de críticas por esto y por lo otro también. Desde el lado de los usuarios y fanáticos de W$ la noticia se recibió con alborozo, casi con júbilo, en tanto que desde “nuestro” lado ha habido toda clase de reacciones. Desde los que claman que fue una “traición”, hasta los que se congratulan.

Si hemos de dar crédito a lo que ha dicho M$, el desarrollo del subsistema Linux dentro de W$ es obra exclusiva de sus desarrolladores; lo que personalmente no pongo en duda ya que: ¿Quién más tiene acceso al código de W$? Visto y entendido así la colaboración de Canonical en el mejor de los casos fue de consultor y me atrevería a decir que sobre asuntos muy puntuales.

Nadie en su sano juicio puede acusar a Canonical de hacer ya no se diga algo incorrecto, ni siquiera algo con una ética cuestionable. ¿No son todos los programas incluidos en este arreglo de código libre? Y además ¿No son todos los repositorios de Ubuntu de libre acceso y son usados por un sinnúmero de distribuciones? Cuando se toma en cuenta lo anterior fácilmente se podría aventurar que M$ pudo haberlo hecho todo sólo y por su cuenta. De hecho pudo haber tomado el código de cualquier parte y tomar los repositorios de casi cualquier distribución GNU / Linux que le hubiera parecido mejor. La única condición eso sí es respetar las licencias libres involucradas, y en esta “nueva era Satya Nadella” eso no parece ser un problema.

Lo mas probable es que le haya parecido una buena idea contar con la colaboración de una empresa que le ofreciera un buen soporte y Canonical como sabemos brinda estos servicios a cualquiera que esté dispuesto a pagar por ellos. ¿Por qué Canonical y no otra empresa? Eso solamente lo saben ellos, pero dada la seriedad y apertura que ha mostrado Canonical en estos años no es de sorprender que hayan realizado la negociación correcta y tengan un buen contrato. Además creo que Canonical tiene un mejor motivo que todas las otras distribuciones para trabajar en este proyecto.

Se ha especulado mucho sobre los motivos que tiene M$ para dar paso a Linux dentro de W$ y la mayoría coincide en que lo que busca es atraer a desarrolladores a su parcela. ¡Developers, developers, developers! Sigue siendo el nombre del juego. Hoy en día hay montones de programadores W$ que ni siquiera tienen idea de la existencia de Linux (aunque no se crea la ignorancia del usuario común es también la de muchos programadores).

Si se le escarba un poco a esto y se le compagina con la del proyecto (del que mucho se ha escrito) de convertir a M$ en una empresa de servicios, se puede observar que este sin duda es el primer paso que se da para enfrentar la realidad que ha perdido la batalla en el servidor y muy probablemente (y quizá aún más importante) en la IoT (Internet of Things) que viene.

Como empresa de servicios M$ está siendo muy exitosa con su plataforma para la nube Azure la cual desde hace ya tiempo está siendo copada por las distribuciones: Ubuntu, Debian y recientemente Red Hat y todo hace suponer que W$ Server tiene los días contados, seguirá vivo en tanto sea negocio, al final M$ es una empresa y como tal su propósito final es obtener utilidades. Así: ¿Cómo estar preparados para este escenario? ¡Poniendo a disposición de los programadores todas las herramientas necesarias para poder programar en este nuevo ambiente, en Azure por supuesto, sin renunciar a su absoluto dominio del escritorio! Del que se puede suponer que seguirá defendiendo con uñas y dientes (y con cañones y granadas si fuera necesario).

¿Y cuál es la motivación extra que tiene Canonical? Evidentemente es la misma. Ninguna otra distribución tiene la necesidad imperiosa de desarrolladores que ellos tienen, y el que los programadores de W$ tengan a su disposición (cortesía de M$) las herramientas de Ubuntu (ahora sí, de Ubuntu) y aprendan a usarlas por cuenta de M$, es una tentación imposible de resistir. Con muy poca imaginación se puede visualizar que a Ubuntu – Canonical también le llegará su porción de talento.

La política y los negocios hacen extraños compañeros de cama. ¡Ver para creer!

Comentarios

Imagen de .doc

en mi opinión, más que extraños compañeros de cama... puro 'business', y posible 'joint venture'. Y es que dentro del mercado de usuarios de lInux yo creo que un colectivo muy importante es el de gente que no desea desprenderse de Windows y de sus programas. Entran en Linux 'por curiosidad', y (por ejemplo) son firmes partidarios de Wine y cosas similares. Antes, incluso, podían, incluso, querer usar Wubi que, gracias a dios, ya descansa en paz porque era una aberración.

Si lo que se pretende es poner a su disposición de un amplio colectivo de usuarios una especie de Wine para, desde Windows, usar cosas de Ubuntu... les estás fidelizando a ambos sistemas operativos. Esperemos a ver de qué va el proyecto pero está claro que tanto Microsoft como Canonical son dos proyectos empresariales de envergadura... y 'dios los cria y ellos se juntan'

O, al menos, así lo veo (a 'botepronto') yo desde el punto de vista de usuario que hace años decidió soltar todas las amarras que me ataban a Windows. De lo que nunca me he arrepentido.