Una lección para no olvidar...