Mal sabor de boca en Gutsy (2ª parte): No todo iba a ser tan malo.

+1
0
-1

Hola a todos. En mi anterior entrada de bitácora (ver http://www.ubuntu-es.org/index.php?q=node/66836), pude dar la impresión de que Gutsy es un producto incompleto y con fallos. No quisiera con esta nueva entrada retirar el punto de crítica constructiva de la anterior, puesto que los fallos siguen siendo fallos y como tales han de ser corregidos. Pero he de reconocer que tras el batacazo inicial, la impresión general del sistema es bastante buena. Paso a contaros.

 Como ya dije, falló la actualización y tuve que instalar de cero. Este punto en contra se ve compensado por la facilidad de restauración de las configuraciones, tan sólo conservando la carpeta /home en una unidad aparte y restableciéndola una vez instalado el sistema. Reinstalar los programas que ya teníamos es tan fácil como tirar de Synaptic, o de Adept en mi caso. No obstante, sigo pensando que la herramienta de actualización tiene que mejorar y mucho.

 El tiempo de carga sigue siendo excesivo, alrededor de cinco minutos. Por recomendaciones de un compañero (gracias Chatuser), dí a Alt+F4 durante la carga, para comprobar posibles errores. Oh, sorpresa, cuando lo hago no aparece ni un error y carga en un tiempo récord. Reiniciando varias veces compruebo que sólo al pulsar Alt+F4 carga en un tiempo decente, aunque no aparecen errores por ninguna parte. Cuando no lo hago, tarda un mes en arrancar. En fin, creo que no supondrá demasiada molestia darle a la combinación de teclas durante el arranque, aunque confío en arreglar esto pronto.

Por fin pude conectar a internet de forma inalámbrica, aunque no puedo darle las gracias por ello al configurador de redes que viene implementado, que falla cual escopeta de feria. Utilicé en su lugar el programilla que ya usaba en Feisty, el Wireless Assistant, que aunque no viene de serie (cosa que nos ahorraría más de un quebradero de cabeza a más de uno), está en los repositorios, de los que por cierto tuve que tirar desde otro ordenador en el que sí funcionaba la conexión a internet. Como por arte de magia, fue meter el direccionamiento dinámico, la clave WEP y a funcionar.

Me voy acostumbrando a Dolphin. Bien mirado, es hasta bonito. Aunque aún prefiero el Konqueror, creo que esto es porque te tira más lo que conoces, no obstante, le estoy dando una oportunidad y hasta ahora no me ha defraudado.

Donde me ha sorprendido gratamente el sistema es en el tema de vídeo. Cuando ya me estaba dando cabezazos contra la pared por tener que reconfigurar de nuevo la placa de vídeo (una ATI 9600 bastante rebelde), me he encontrado con que no he tenido que hacer absolutamente nada. Desde el momento de la instalación, ya está funcionando a pleno rendimiento, sin necesidad de instalar nada, y por cierto, me da más frames que en mi antigua Feisty. Además, ya puedo funcionar con Compiz Fusion, a todo trapo, por cierto, simplemente instalándolo, porque ya viene el soporte implementado (no sé si XGL o AIGLX, aunque me da bastante igual). Y como colofón, puedo ejecutar aplicaciones 3D sin necesidad de desactivar Compiz Fusion, al contrario de lo que sucedía en Feisty, que o bien entraba en sesión normal (no XGL), perdiendo así los efectos de escritorio, o bien usaba el engorroso DISPLAY=:0. Un rotundo 10 en este apartado.

Sí he echado en falta algún efecto que otro en Compiz Fusion, si bien está más desarrollado que Beryl, hay algunos plugins a los que les falta algo. Por ejemplo, yo ya me había acostumbrado a cerrar las ventanas haciendo una vista panorámica de todas y seleccionando la ventana a cerrar con los botones izquierdo y derecho a la vez (la ventana se cierra). Esto no ocurre en Compiz Fusion, la vista la puedes hacer también, pero no cerrar las ventanas de esta manera. Faltan también otros detalles de poca importancia, pero en general veo que CF está mucho más desarrollado que Beryl, corriendo también más fino si cabe.

Todos los demás dispositivos están también soportados sin problemas, a excepción de mi lector de tarjetas, que aún no he conseguido hacer funcionar. No me quita el sueño, no obstante, porque apenas lo uso, pero me gustaría que funcionase aunque sólo fuera por amor propio.

 Como veis, salvo algunos problemillas que me quedan por pulir, y otros que me he saltado de forma quizás poco ortodoxa, Gutsy da lo que promete, tal vez no a la primera, pero vale la pena el cambio. Menos mal, porque ya me estaba planteando volver a la Feisty, pero creo que ya no hace falta.

Saludos!