Lo mejor para mi iPod Shuffle.

+1
0
-1

Desde hace bastante tiempo dispongo de un Apple iPod Shuffle de segunda generación (de color naranja para más señas) y como desde que salió Dapper no utilizo otro sistema operativo que no sea Ubuntu una de mis prioridades es que me funcione a la perfección con este sistema. Fué un capricho más que otra cosa y posiblemente ahora no me lo compraría, no por motivos de calidad claro está, si no más bien por la política de productos excesivamente cerrada de Apple. El binomio iPod+iTunes es demasiado fuerte para mi gusto y las soluciones que hay hasta ahora no me convencían del todo. Como dije en un post anterior he probado todos o casi todos lo reproductores y no tengo muy buena opinión de ellos en relacción al iPod. Amarok no me lo planteo ya que además de no querer instalar librerias QT ya tengo Rhythmbox; Lo mismo para Listen, Exaile o Banshee. No me gusta tener varias aplicaciones que hacen lo mismo y Rhythmbox a mejorado muchísimo. Con Rhythmbox en Feisty o en Gutsy era capaz de copiar música al iPod y luego escucharla sin problemas aunque tenía un fallo gordo y es que no borraba las canciones del iPod, teniendo que hacerlo a mano, aunque era un mal menor. Todos estos problemas soy consciente de que no son culpa de Ubuntu sino mia. Comprar un reproductor “cerrado” y encima pretender usarlo como un reproductor normal cuando ni su funcionamiento ni su filosofía son lo mismo trae estos inconvenientes. Para rematar la faena y como soy un poco aventurero me bajé la alfa 4 de Ubuntu Hardy Heron y me gustó tanto lo que traía, su aspecto y su funcionamiento que no me resistí a instalarla en mi portátil (intentaré hacer un post sobre el nuevo Ubuntu, que en mi opinión puede suponer un avance muy importante. Baste decir que en mi portátil Acer Aspire 1642z no tuve que tocar ni un solo archivo, me detectó TODO el hardware a la primera y me lo configuró correctamente. Solo tuve que activar la luz del wifi, como siempre). Por desgracia, al ser una versión en desarrollo aun quedan flecos sueltos y uno de ellos es que Rhythmbox ya no funciona con el iPod. Quiza cuando salga la versión definitiva esté solucionado pero mientras tanto encontré una solución que hace que ya no dependa de ningún reproductor ni gestor. Se llama iPod shuffle Database Builder y su funcionamiento es muy sencillo: se trata de un pequeño script en Phyton que deberemos copiar a la raiz de nuestro iPod Shuffle, después copiamos las canciones o carpetas que queramos al iPod (la estructura de directorios puede ser la que queramos), por último ejecutamos el script haciendo doble clic y ya está el iPod listo para disfrutar de nuestra música. El script se deberá ejecutar cada vez que añadamos o borremos canciones y nos genera en la misma raiz del iPod un log con el resultado de generar la base de datos, asi podemos ver si ha habido algún error. Con este pequeño programa podemos añadir canciones en cualquier PC y no dependemos de ningún reproductor.

Comentarios

Imagen de maurocampi

El unico problema que le encontre es que no reconoce los archivos mp3's que llevan acentos u otros signos y la Ñ.

Imagen de watjilpa

El funcionamiento del Script no es tan simple. Para empezar, qué demonios es un Script... Hay que tener en cuenta que hacer funcionar un Ipod suele ser de las primeras cosas que intenta hacer una persona que decide empezar con Ubuntu. Vida nueva, todo raro...

 - Lo primero: Descargarse el script: La pregunta suele ser, dónde demonios me guarda Ubuntu los archivos descargados... Empiezan las dificultades.

- Lo segundo. El parvenue no sabe que si guarda el script en un directorio especialmente dedicado a guardar scripts, cada vez que seleccione un icono y a continuación pulse el boton derecho del ratón se le abrirá un menú de diálogo en el que una de las opciones será "scripts" y le permitirá ejecutarlo directamente.

- Lo tercero: Al ejecutar el Script, se le abrirá una ventana de navegar, navegar, navegar... Y a golpe de click tendrá que seleccionar el directorio en el que tiene guardada la música que desea grabar en el Ipod. Aquí, el obstáculo suele ser que el novicio aún tiene guardada toda su música en un subdirectorio de Windows, lo que entronca directamente con cuestiones de interacción entre Linux-Windows. Ayayayayay! Se abren muchas, muchas preguntas cuya respuesta requiere navegar, navegar, navegaaaar. E informarse. Pero, en fin, si el caso es que la música estuviera almacenada en un disco externo, o si ya estuviera copiada en un directorio de Gutsy, pues, nada: Seleccionar y aceptar.

- Lo cuarto: Se abre un cuadrito de diálogo que viene a decir que el Script nos ha detectado el espacio disponible en el Ipod para rellenar con un conjunto de canciones que el susodicho Script seleccionará de forma aleatoria. Si por una casualidad ha detectado CERO mb es que nuestro Ipod aún está lleno de música, lo que nos lleva a lo quinto.

 - Lo quinto: Volvamos a lo primero. Hemos pinchado nuestro Ipod y Ubuntu lo reconoce. Lo sé, porque en el escritorio aparece un Icono que representa un Ipod. Asin que hacemos doble click sobre el icono y vemos que el Ipod tiene la música que grabamos cuando todavía utilizábamos el Itunes para estos menesteres. De ser así, vamos a borrar la música manualmente, tal que seleccionamos las doscientas canciones (ctrl + mayúsculas suele ser útil para seleccionar un montón de archivos de golpe) y pulsamos delete, delete, deleteeee

- Lo sexto: Las canciones desaparecen, pero en realidad, nuestro Ipod no las ha borrado, qué va. Resulta que las ha enviado a una papelera oculta que, para más inri, se halla en las entrañas del reproductor de Apple. Ajaja! Por eso nuestro Script detectaba el espacio disponible = 0 mb.

- Lo séptimo: Tutorial de cómo visualizar archivos ocultos: Pulsar ctrl + h. Fin del tutorial. Nota: En Ubuntu, todo archivo oculto que nos ha sido revelado siguiendo los pasos del magnífico tutorial que acabo de componer se representa mediante un punto "." delante del nombre del archivo. Por ejemplo, si el archivo "escondido" está oculto, al pulsar ctrl + h se nos revelara como ".escondido". Volviendo al directorio de nuestro Ipod en el que acabamos de borrar las canciones, veremos una nueva carpeta que antes no estaba, denominada ".trash". ¿adivinan lo que contiene?. En efecto: todas las canciones que se acaban de borrar. Lo siguiente es seleccionar ".trash" y borrarla sin miramientos ni piedad. Ya tenemos el Ipod vacío.

Lo octavo: Ahora sí, volvemos al Icono del Ipod. Con esto, quiero decir que cerramos con el aspa el directorio del Ipod y regresamos al escritorio en el que se halla el icono del Ipod. Lo seleccionamos con UN click y pulsamos el botón derecho del ratón. Se nos abre el menú de diálogo... y volvemos al punto cuarto (Lo cuarto:) solo que ahora el Script nos detectará de verdad el espacio disponible en el Ipod (en el caso de un Ipod Shuffle, 966 mb aproximadamente)

Lo noveno: Aceptamos (nota: también es posible especificar manualmente un número de mb menor, por si quisieramos reservar espacio en el Ipod para otras cosas). El Script se pone a chuflar, nos escanea la música y... paciencia... paciencia.... y en siete u ocho minutos nos ha cargado la musica en el Ipod. PERO aún falta otro paso.

Lo décimo: Además del Script, existe otro archivo llamado "Python.db" (o parecido) que debemos haber copiado en el "directorio raíz". El "directorio raíz" es justamente donde se nos ha copiado toda la música dentro del Ipod; esto es, el directorio que se nos aparece nada más hacer doble clic sobre el icono del Ipod del escritorio. De esta forma, "Python.db" se encontrará revuelto entre el montón de canciones que previamente el Script nos ha seleccionado y copiado en el Ipod. Pero como el icono es distinto, es muy fácil detectarlo. Una vez que lo tenemos en el punto de mira, lo ejecutamos haciendo doble click sobre él. Se nos abre una ventana con cuatro opciones, pero a nosotros nos interesa "ejecutar" (no "ejecutar en consola"). Así que pulsamos "ejecutar".

Lo decimoprimero: La prueba de que "Python.db" ha hecho algo, es que se nos genera un nuevo archivo de texto que aparece entre las canciones y que nos tomaremos a beneficio de inventario, porque ya no hay que hacer nada más. Cerramos el "directorio raíz".

Lo decimosegundo: Volvemos al escritorio, seleccionamos nuevamente el icono del Ipod, hacemos click con el botón derecho del ratón y, esta vez, seleccionamos la opción "desmontar el volumen" (o "desmontar". Perdón por las dudas, pero es que estoy escribiendo todo esto de cabeza). Esperamos un momentín a que nuestro Ipod digiera todo lo que le ha sucedido y, a continuacion, lo soltamos del cordón Usb.

Y, bueno, e-e-e-esto es todo amigos. Es cierto que algunos -probablemente una mayoría de avezados usuarios- pensarán que todas estas explicaciones no hacen falta, que la cosa va de suyo. Pero yo, desde mi experiencia, y desde mis escasas luces, necesito que me cuenten las cosas de esta manera, machacaitas. Y si a alguien le sirven estas explicaciones, pues mejor que mejor y yo me doy por satisfecho por haber podido devolver parte de lo que este Foro me ha dado por nada. Me llamarán pesado, pero mil gracias otra vez a todos los usuarios que desinteresadamente han contribuido a solucionar mis cuitas con este sistema tan libre y adictivo.

Un abrazo,

Wat