Upgrading de Dapper 6.06 a Hardy 8.04

+1
0
-1

He tomado como habitual el relatar cómo me va cada vez que he actualizado a una nueva versión de Ubuntu para compartir y ayudar a quienes enfrenten los mismos problemas que me han surgido a mí. Además que así retribuyo en parte por toda la ayuda que he encontrado en foros.
Al parecer esta será la última vez que lo haga, no por falta de interés sino que porque se ha hecho tan sencillo que ya no valdrá la pena el esfuerzo de escribir algo que resulta sencillísimo.
Describo lo que hice:
en terminal escribí sudo update-manager, aprieto botón de actualizar a nueva versión. Ya anteriormente había liberado memoria del disco duro porque requiere poco más de 3 gigas libres.
Desde el entorno gráfico (en este caso por casualidad era KDE) comienza a bajar los paquetes necesarios. Tengo una conexión bastante lenta así que demoró prácticamente toda la noche. Cada cierto tiempo preguntaba algunas cosas relacionadas a si quería mantener algunas configuraciones antiguas o usar las nuevas, apreté siempre el usar las nuevas.
Después de unas 10 horas (conexión de 300 Kb) finalizó de bajar paquetes y empezó a configurar. A lo lenta de mi conexión se sumó ahora la poca memoria ram que tengo (256) y un procesador no tan rápido (1 gigahertz y un poco más). Había imaginado que tomaría unas 3 horas, pero el actualizador decía inicialmente que serían unas 12 horas. Afortunadamente al correr del rato ví que iba avanzando rápido, por lo que sería en la mitad del tiempo.
Cuando faltaba sólo un 3% de paquetes por configurar (como 7 horas después de haber empezado) quedó detenido por más minutos de lo que otros paquetes tomaron. Como tenía que salir lo dejé trabajando lamentando que se iba a reiniciar cuando yo no estuviera y por tanto no iba a ver la primera vez que se iniciara Hardy.
Cuando volví en la noche (unas 5 horas despúes) aún estaba pegado en la configuración del mismo paquete. El paquete era ivman. Claramente a esa altura significaba que algo había salido mal.
Como faltaba tan poco (3%) y después sólo faltaba que se limpiara el sistema, decidí interrumpir la actualización y luego reiniciar para ver qué pasaba.
Al reinicio ya se veía que todo iba bien porque apareció el logo de kubunto con la barra de progreso (distinta a dapper). Abrí usando KDE, ví que todo funcionaba bien. En gnome (uso gnome, kde y enlightenment según necesidad) hubo problemas iniciales con unos applets, luego aparecio como problema que openoffice se abria lleno de símbolos y ningún caracter legible.
Resolví reconfigurando cosas de formato de KDE y Gnome, cambié las fuentes en gnome para ver si eso resolvía los símbolos de openoffice (que no aparecían desde KDE) y todo funcionó perfectamente.
Bajé last-fm y skype (dos programas no disponibles en dapper) y felizmente los ví corriendo minutos más tarde.
Lo último que me faltaba (que siempre me tomó horas y días en resolver en las anteriores actualizaciones) fue el uso de mi tarjeta de wifi que uso con ndiswrapper. En dapper la tarjeta funcionaba con problemas. La mayoría de las veces que cambiaba varias veces de red inhalámbrica se colgaba el sistema (cuelgue total), cada vez que iniciaba el sistema con la tarjeta puesta el inicio se interrumpía.
Cuando tuve tiempo para ver si funcionaba la tarjeta (D-Link DWL-G650+), después de hacerme a la idea que tomaría unas horas resolver el problema que hubiera,mi sorpresa fue mayor cuando ví que sin necesidad de reinstalar o reconfigurar nada ésta estaba completamente operativa.
Finalmente averigüé que el problema de ivman es un bug que al parecer aún no tiene arreglo. Como el montaje y desmontaje automático de periféricos no tiene mayor problema, aún no veo mayor impacto de no contar con ivman.

En síntesis: sólo me queda felicitar a los equipos de Ubuntu porque esta vez han logrado una actualización sumamente sencilla, efectiva y limpia. Increíble. Con una conexion más rápida y un computador más potente habria tomado menos de la mitad del tiempo que tomé, pero un día entero para mejorar mi sistema en mi caso no fue tan terrible y con el resultado tan bueno que tuve sólo me queda estar contento y disfrutar las mejoras que trae la nueva versión. Creo que mi próxima actualización (la próxima versión LTS) será tan limpia que ya no valdrá la pena escribir cómo lo hice.

Por último, mis felicitaciones a Gnome y KDE también. Las mejoras de cada uno me parecen leves, quizás más mejoras (o más notorias) en Gnome que en KDE, pero en ambas la diferencia de velocidad y estabilidad han sido leves comparadas con las versiones anteriores.

Espero que ésto le sirva a más gente que quiere arriesgarse a actualizar desde versiones anteriores sin tener que borrar el disco duro para no perder la información existente.